El divorcio (en árabe: طَلاق ) es la anulación del contrato del matrimonio. En el Islam, el divorcio es una acción permisible, pero según algunos hadices, a pesar de ser permitida es odiada por Dios. El Corán ha recomendado que si hay un problema entre un esposo y su esposa, sus familiares deben intentar reconciliarlos para evitar un divorcio entre ellos. En el Corán existe una Sura con respecto al divorcio, conocida como Sura al-Talaq (Corán, 65).
La realización de la fórmula del divorcio es unilateral, es decir, a diferencia del matrimonio que necesita la aceptación mutua, la fórmula del divorcio se realiza solo por el hombre. El divorcio no es válido salvo que se realice con todas sus condiciones. Además, dos hombres justos deben presenciar la recitación de la fórmula del divorcio.
Hay dos tipos de divorcio: Riy’i (retornable) y Ba'in (irrevocable). En el divorcio retornable, el hombre puede regresar con la mujer durante el período de espera, es decir, sin hacer un nuevo contrato de matrimonio. Pero en el divorcio irrevocable, el hombre no puede volver con la mujer, a menos que se contraiga otro matrimonio entre ellos.

Contenido

Definición

El divorcio es la anulación del contrato del matrimonio permanente. Al igual que el matrimonio, se realiza recitando una fórmula especial,[1] pero a diferencia del matrimonio, la fórmula del divorcio se realiza unilateralmente por el hombre.[2]

En el islam

El divorcio es legítimo y permisible en el Islam,[3] pero según los hadices, es muy odiado por Dios.[4] De acuerdo con un hadiz del Imam Sadiq (P), Dios ama un hogar en el que vive una pareja casada, y odia un hogar en el que ocurre un divorcio, y no hay nada más odiado por Dios más que el divorcio.[5]

El Corán ha recomendado que si hay una disputa entre una mujer y su esposo, sus familiares deben hacer una reconciliación entre ellos:

Y si teméis una ruptura entre ellos dos, designar un árbitro entre los familiares de él y otro árbitro entre los familiares de ella. Si ellos desean reconciliarse, Dios hará que se pongan de acuerdo. En verdad, Dios es buen conocedor, está informado de todo. (Corán, 4: 35)

Filosofía de la permisibilidad del divorcio

El matrimonio es un contrato mutuo entre las parejas que se establece por el amor que existe entre ellos y los motivos que tienen en común para su futuro. Ahora si las parejas pierden este amor y sus motivos, es irrazonable obligarlos a vivir juntos hasta el fin de su vida.[6]

La importancia de este hecho se siente más cuando las parejas se dan cuenta de que son incompatibles o cuando la continuación de la vida conyugal tiene serias consecuencias malas para una parte. La falta de la ley del divorcio en algunas religiones como el cristianismo de hoy ha dado lugar a grandes crisis sociales. En estas religiones, las parejas se separan y viven solos, a pesar de que legalmente son esposos. Otro efecto malo de la falta de la ley del divorcio es el hecho de que el matrimonio, sin la ley divorcio, se convierte en un compromiso permanente que no se rompe hasta la muerte, y es claro que un error en esta decisión, conllevara a remordimientos permanentes para toda la vida, y es por lo tanto que en muchas comunidades occidentales, los jóvenes evaden el compromiso del matrimonio, y prefieren tener relaciones cortas e ilegitimas sin contraer matrimonio. De hecho, en estas comunidades, la falta de la ley del divorcio, ha tenido como resultado la disminución del matrimonio legal.

Leyes coránicas sobre el divorcio

Observar los derechos de la mujer

“Cuando estén por finalizar su período de espera, pueden reconciliarse de forma justa o divorciarse definitivamente en términos justos. Háganlo ante dos testigos neutrales de entre ustedes, y cumplan con su testimonio por Dios.”(Corán, 65: 2)

Esta aleya se refiere al divorcio retornable en el cual el hombre puede regresar con su esposa divorciada durante el período de espera, sin un nuevo contrato de matrimonio. El versículo les ordena a los hombres que traten bien a sus esposas y observen sus derechos durante el período de espera, ya sea que quieran regresar con ellas o quieran separarse.[7]

Libertad de la mujer para volver a casarse con su esposo

“Y cuando hayáis divorciado a las mujeres y éstas hayan cumplido su plazo de espera, no les impidáis que vuelvan a casarse con sus esposos anteriores si lo desean de mutuo acuerdo.”(Corán, 2: 232)

Esta aleya ordena a los familiares de la mujer que no le impidan volver a casarse con su ex esposo.[8]

Dar una provisión a la esposa divorciada

“Y a las divorciadas proveedlas adecuadamente. Eso es una obligación para los temerosos de Dios.” (Corán, 2: 232)

Los eruditos shiítas sostienen que esta aleya se refiere a las mujeres que no han tenido dote en un matrimonio. De acuerdo con esta aleya, es obligatorio dar una provisión a estas mujeres, después del divorcio.[9]

Sura al-Talaq

En el Corán hay una Sura que habla mayormente del tema de divorcio y, por lo tanto, llegó a llamarse "Sura al-Talaq". Esta Sura es la Sura 65 del Sagrado Corán. [10]

Leyes acerca del Divorcio

Condiciones para la validez del divorcio

El hombre que se divorcia de su esposa debe estar en sano juicio y también debe divorciarse por su propia voluntad. Por lo tanto, si alguien es obligado a divorciarse de su esposa, el divorcio será inválido.
Es necesario que en el momento del divorcio, la mujer esté pura de la sangre menstrual y postparto, es decir, que el divorcio no se debe realizar mientras la mujer tenga la menstruación. Además, si la mujer está pura de la menstruación pero durante esta pureza ha tenido el coito con su esposo, según la precaución obligatoria, el hombre no puede divorciarse de ella hasta que ella menstrúe de nuevo y se purifique.[11]

Realizar la fórmula del divorcio

La fórmula del divorcio debe ser pronunciada correctamente en árabe, y es obligatorio que dos hombres justos sean testigos de ello. El hombre puede referirse a una persona confiable como su representante para pronunciar la fórmula de divorcio.[12]

Circunstancias en las cuales se permite divorciarse de la mujer menstruante

Se permite divorciarse de una mujer en el estado de menstruación o postparto, en las siguientes circunstancias:

  • Si el marido no ha realizado el coito con la mujer durante el matrimonio.
  • Si la mujer está embarazada.
  • Si la mujer está ausente, y el marido no puede determinar si ella está en el estado de pureza.[13]

En el matrimonio temporal

El divorcio en una ley para el matrimonio permanente. En el matrimonio temporal no hay divorcio. Por lo tanto, tan pronto como el período del matrimonio vence, el matrimonio se termina. Si el hombre quiere terminar el matrimonio temporal antes de la expiración del tiempo acordado, puede renunciar al resto del tiempo y el matrimonio queda anulado, y no es necesario que la mujer esté pura de la menstruación ni se necesitan testigos. [14]

El divorcio para una mujer cuyo marido está desaparecido

Si el marido de una mujer desaparece, y no se conoce si está vivo o muerto, ella puede consultar con un Muytahid para obtener el divorcio con el fin de poder casarse con otro hombre. Sin embargo, el Muytahid debe actuar de acuerdo con las leyes prescritas a este respecto. [15]

Período de espera del Divorcio

Después de la realización de la fórmula del divorcio, la mujer no puede casarse con otra persona antes de que se termine el Período de Espera. El período de espera para el divorcio comienza tan pronto como se pronuncia la fórmula de divorcio.[16]

La duración del período de espera para las mujeres divorciadas

La duración del período de espera para las mujeres divorciadas que tienen un período mensual, es de tres menstruaciones; es decir, a partir de su divorcio, ellas deben esperar hasta que les lleguen dos períodos de menstruación y se purifiquen; y su período de espera se termina cuando llega el tercer período de menstruación.

  • Si se divorcia una mujer que no tiene período menstrual, y no ha llegado a la edad de menopausia, la duración de su período de espera es de tres meses lunares después del divorcio.
  • Si una mujer embarazada se divorcia, la duración de su período de espera será hasta el nacimiento o aborto de su bebé. [17]

Las mujeres que no necesitan observar el período de espera

La mujer divorciada debe realizar el período de espera, a excepción de las siguientes circunstancias:

  • Si el marido nunca ha realizado el coito con ella durante el matrimonio,
  • Si la mujer es menor de nueve años de edad.
  • Si la mujer ha llegado a la menopausia (por ejemplo, tiene 50 años y no menstrua).

En estos tres casos mencionados, la mujer puede casarse inmediatamente después del divorcio. [18]

Tipos de Divorcio

Divorcio revocable

El divorcio revocable significa que después del divorcio, durante el período de espera, el marido puede volver con su esposa sin realizar nuevamente la fórmula de matrimonio.[19]

Divorcio irrevocable

El divorcio irrevocable significa que después del divorcio, el marido no tiene derecho a volver con su esposa sin realizar nuevamente la fórmula de matrimonio.[20] El divorcio irrevocable ocurre en cinco circunstancias:

  1. El divorcio de una mujer que no ha cumplido los 9 años de edad.
  2. El divorcio de una mujer menopáusica, por ejemplo una mujer que tiene 50 o más años de edad y no menstrua.
  3. El divorcio de una mujer cuyo marido nunca ha realizado el coito con ella durante el matrimonio.
  4. El tercer divorcio de una mujer que se divorcia del mismo marido por tercera vez.
  5. El divorcio de Jul’ y Mubârât, donde la mujer otorga su dote u otro bien a su marido para que se divorcie de ella.[21]

Notas

  1. Meshkini, Mustalaḥat al-fiqh, pág. 356
  2. Meshkini, Mustalaḥat al-fiqh, pág. 97.
  3. Hashimi Shahrudi, Farhang fiqh, vol. 5, p.194
  4. Kulayni, al-Kafi, vol. 6, p. 54.
  5. Majlisi, Mirʾat al-ʿuqul, vol. 21, p. 94
  6. Mutahhari, tomo 19, p. 259-260
  7. Tabataba’í, al-Mizan, vol. 19, p. 313
  8. Tabataba’í, al-Mizan, vol. 2, p. 238
  9. Makarim Shirazi, Tafsir nimuna, vol. 2, p.215
  10. Tabataba’í, al-Mizan, vol. 19, p. 311-312
  11. Jomeini, Tozih al-masaʾil, vol. 2, p. 518-522
  12. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, no. 2136
  13. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, no. 2138
  14. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, no. 2144
  15. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, no. 2172
  16. Meshkini, Mustalaḥat al-fiqh, pág. 370-371.
  17. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, no. 2145-2150
  18. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, no. 2145
  19. Hashimi Shahrudi, Farhang fiqh, vol. 5, p.205-206
  20. Jomeini, Tozih al-masaʾil, vol. 2, p. 529-530
  21. Meshkini, Mustalaḥat al-fiqh, pág. 357

Bibliografía

  • Hashimi Shahrudi, Sayyed Maḥmud. Farhang fiqh. Da'irat al-Ma'arif Fiqh Islami, 1392 S.
  • Jomeini, Ruhul-lah. Tozih al-masa'il. Editado por Bani Hashimi. Octava edición. Qom: Intisharat Islami, 1424 H.
  • Kiyani, Riḍa. 1386 S. Talaq dar adyan ibrahimi Ḥafiẓ Mihr 45.
  • Kulayni, Muḥammad Ibn Ya'qub al-. Al-Kafi. Editado por Ali Akbar Qaffari. Cuarta edición. Teherán: Dar al-Kutub lslamiyya, 1407 H.
  • Majlisi, Muḥammad Baqir, Mir'at al-'uqul. Editado por Hashim Rasuli Maḥallati. Teherán: Dar al-Kutub Islami, 1404 H.
  • Makarim Shirazi, Nasir. Tafsir Nemune. Teherán: Dar al-Kutub Islamiyya, 1374 S.
  • Meshkini, Ali. Mustalaḥat al-fiqh wa istilaḥat Usul. Beirut: Manshurat al-Riḍa, 1431 H.
  • Tabatabayi, Muḥammad Ḥusayn, Al-Mizan fi tafsir al-Qur'an. Qom: Intisharat Islami, 1417 H.
  • Tabrisi, al-Ḥasan Ibn al-Faḍl, Makarim al-ajlaq. Cuarta edición. Qom: al-Sharif al-Raḍi, 1412 H.