Mezquita de Quba en Medina, primera mezquita construida en el Islam

Mezquita o Masyid (en árabe: المسجد) es un lugar sagrado en el Islam dedicado para adorar a Dios. Puede ser un edificio o un terreno. La mezquita de Quba fue la primera mezquita construida en el Islam. Las mezquitas tienen reglas y protocolos especiales. Este lugar se utiliza principalmente para actos de adoración o actividades religiosas que se realizan en forma colectiva. La adoración más común realizada en una mezquita es la oración colectiva. Para los musulmanes, la mezquita, además de su función religiosa, tiene otras funciones sociales, políticas, educativas o judiciales.

Contenido

Terminología

Literalmente, la palabra árabe "Masyid" significa un lugar de prosternación.[1] Algunos creen que la palabra Masyid se deriva de una palabra aramea “msgd” que significa el lugar de adoración. Antes del Islam, esta palabra se usaba para referirse a cualquier lugar donde Dios era adorado. Algunos creen que la palabra "Masayid" (مساجد) en el versículo 40 de Sura al-Hayy se ha usado con este sentido. [2]

Actualmente, Masyid es un término común que se refiere a un edificio dedicado a la adoración y a la realización de las oraciones diarias de los musulmanes. Una mezquita puede ser un edificio completo o un terreno sin techo o muro.

Masyid en el Corán

La palabra Masyid se ha mencionado 28 veces, en forma singular o plural, en el Corán. Algunos de estos versículos tratan de la importancia de las mezquitas, por ejemplo, la aleya que dice:

"En verdad, quien debe reparar las mezquitas de Dios es quien cree en Dios y en el Último Día y hace la oración y da el impuesto religioso y sólo teme a Dios. Puede que así ellos sean guiados.". (Corán 9: 18)

Masyid se describe como una propiedad de Dios en el Corán [3]. Le preguntaron al Imam al-Sadiq (P) sobre la causa del respeto y la grandeza de las mezquitas, y el Imam (P) respondió: "Porque las mezquitas son las casas de Dios en la tierra". [4]

Según el Corán, el Masyid al-Haram fue la primera casa erigida para adorar a Dios. (Corán 3: 96).

Historia de las mezquitas en el Islam

De acuerdo con las enseñanzas del profeta Muhammad (PBD), adorar a Dios no requiere un lugar especial y un musulmán puede adorar a Dios en cualquier lugar; como se narra en un hadiz del Profeta (PBD): "Toda tierra limpia es una Mezquita y un purificador para mí". [5]

Antes de la hégira, los musulmanes no tenían un lugar especial para realizar la oración y realizaban sus oraciones en cualquier lugar que fuera posible. El Profeta Muhammad (PBD) y un grupo de musulmanes realizaban sus oraciones en secreto. Sin embargo, después de que el Profeta (PBD) invitó a la gente públicamente al Islam, los musulmanes a veces realizaban la oración cerca de la Kaaba. [6]

La Mezquita de Quba en los suburbios de Medina es la primera Mezquita construida en el Islam. En su camino de La Meca a Medina, el Profeta (PBD) permaneció en Quba durante una semana. Durante este tiempo, la mezquita de Quba fue construida por peticion de la gente. Algunos informaron que esta mezquita fue construida por sugerencia de 'Ammar Ibn Yasir. [7]

Cuando los musulmanes emigraron a Medina, el Profeta (PBD) eligió un lugar para realizar la oración colectiva y también para la reunión de los musulmanes. Este lugar llegó a ser conocido como Masyid al-Nabi (la mezquita del Profeta) y pronto obtuvo un estatus especial entre los musulmanes como lugar de adoración, educación religiosa, actividades sociales y decisiones políticas importantes. El Profeta (PBD) había realizado la oración en varios lugares de La Meca; pero nunca designó un lugar como Masyid.

Después de la hégira, además de la adoración, Masyid era un centro de administración y también fue utilizado como un lugar para la educación y Da'wa (invitar al Islam). Más tarde, cuando se construyeron la Casa de Gobernación (Dar al-Hukuma) y las escuelas, las mezquitas se dedicaron a la adoración; aunque de vez en cuando se usaban como escuela. [8]

La función más frecuente de las mezquitas era realizar las oraciones diarias y la oración del viernes, a las que asisten hombres y mujeres. Las mujeres hacen filas detrás de los hombres, mientras que una cortina las separa de los hombres, o en una habitación separada o en el piso superior de la mezquita. [9]

Reglas y protocolos

Para las mezquitas se han mencionado reglas y protocolos en el Corán y los hadices. Por ejemplo, hay muchos hadices del Profeta (PBD) acerca de la recompensa de mantener limpia la mezquita. También hay reglas jurisprudenciales especiales que prohíben a las personas entrar a la mezquita en estado de impureza. [10]

  • Está prohibido impurificar la mezquita en cualquier parte, ya sea su suelo, su techo o sus paredes interiores; según la precaución obligatoria, está prohibido también impurificar las paredes exteriores de la mezquita, salvo que no se consideren una parte de la mezquita.
  • Cuando se impurifica una parte de la mezquita, es obligatorio para todos purificarla; esta obligación es de tipo Wayib Kafai, significando que si una persona la hiciera, no sería del deber de los demás, pero si nadie la hiciera, entonces todos habrían cometido un pecado.
  • La purificación de la mezquita es obligatoria para todos, tanto para quien la ha impurificado como para todos los demás.
  • No se deberá adornar con oro la mezquita. Según la precaución obligatoria, no se deben pintar imágenes del ser humano o de animales en la mezquita, ni colocar tales imágenes en ella.
  • No está permitido vender una mezquita aunque haya sido destruida, tampoco se puede juntarla en una carretera o propiedad de alguien. Sin embargo, cuando no hay ningún uso en las propiedades de la mezquita, está permitido venderlas y usar su precio para la reparación de la misma u otras mezquitas.
  • La construcción de la mezquita es una obra recomendable, así como es recomendable reparar la mezquita; si la mezquita está destruida de modo que no fuera posible repararla, se puede destruirla completamente y reconstruirla de nuevo.[11]

Los actos recomendables acerca de la mezquita

  • Es recomendable limpiar la mezquita.
  • Prender sus luces.
  • Ayudar a financiar los gastos de ella.
  • Es recomendable para quien recorre a la mezquita perfumarse.
  • vestirse con ropa limpia.
  • Revisar la suela de sus zapatos para no llevar alguna impureza dentro de la mezquita.
  • En el momento de entrar a la mezquita es preferible poner primero el pie derecho y para salir poner el pie izquierdo.
  • Además es recomendable entrar a la mezquita más pronto que todos, y salir después de que todos hayan salido.
  • Es recomendable al entrar a la mezquita realizar una oración de dos ciclos con la intención de respeto a la mezquita (Tahiyat); es suficiente realizar las oraciones obligatorias o recomendables en lugar de ella. [12]

Los actos desaconsejables en la mezquita

  • Es desaconsejable dormir en la mezquita.
  • Hablar en ella sobre asuntos mundanos o recitar poemas que no contienen consejos o conceptos éticos.
  • Es desaconsejable realizar en la mezquita cualquier acto irrespetuoso como salivar, arrojar flema, gritar, clamar, etc.
  • Es desaconsejable dejar a los dementes entrar a la mezquita. Pero es recomendable traer en ella a los niños a condición de que no causen molestias para los orantes; incluso, a veces es obligatorio traer a los niños a la mezquita para acostumbrarlos a la oración.
  • Es desaconsejable para quien ha comido alimentos que producen mal olor (como la cebolla y el ajo) entrar a la mezquita, porque el mal aliento molesta a los demás. [13]

Virtudes e importancia de la Mezquita

  • Según el Corán y los hadices, Masyid se considera un lugar sagrado que tiene muchas virtudes. El Corán declara que solo aquellos que creen en Dios y en el Día de la Resurrección están calificados para mantener a las mezquitas. De acuerdo con las enseñanzas islámicas, la recompensa de la oración en la mezquita es muchas veces más que la oración en otros lugares.
  • Es muy recomendable realizar las oraciones en la mezquita, especialmente el Masyid al-Haram (en La Meca), la mezquita del Profeta (Masyid al-Nabi), la mezquita de Kufa (en Iraq) y la mezquita al-Aqsa (en Jerusalén); luego de ello, se recomienda rezar en las mezquitas principales de cada ciudad (donde se realiza la oración del viernes), en las mezquitas locales y en las mezquitas del bazar.
  • La oración en la mezquita es recomendable tanto para las mujeres como para los hombres, pero con la condición de que se cubran y se protejan completamente de los hombres. Si no hay ninguna guía para la mujer en aprender las leyes islámicas excepto de ir a la mezquita, esto será obligatorio para ella.
  • Los vecinos de la mezquita no deben abandonar la oración en la mezquita, salvo cuando tienen algunas excusas. [14]

Arquitectura

En todo el mundo, las mezquitas son conocidas por su arquitectura especial. Las mezquitas han adoptado las características arquitectónicas de sus regiones, por lo tanto, la arquitectura de las mezquitas de cada región es una muestra de la arquitectura local de esa región. [15]

Minbar

Antes del surgimiento del Islam no había Minbar (púlpito) en Hiyaz. Al comienzo de su profecía, el Profeta Muhammad (PBD) daba sus sermones mientras estaba parado y apoyado en un árbol, hasta que los musulmanes construyeron un Minbar de tres o cuatro escalones para él. Como se usa en algunos hadices, la palabra "Minbar" probablemente fue común durante la vida del Profeta (PBD). Al principio, Minbar era el lugar donde el Profeta (PBD) daba sus sermones y recitaba los nuevos versículos revelados del Corán para las personas.[16] Después del Profeta (PBD), los musulmanes construyeron púlpitos para las principales mezquitas de las ciudades musulmanas y gradualmente durante los siglos siguientes el púlpito se convirtió en una parte esencial de cada mezquita.

Mihrab

Mihrab

Mihrab es un nicho en la pared de una Mezquita que está en dirección a la Qibla. En la oración colectiva, el Imam que dirige la oración reza en este lugar y los orantes hacen filas detrás de él.[17]

Minarete

Minarete es una estructura similar a una torre. La función original del Minarete era para recitar el llamado a la oración (Azan) en su parte superior. En los tiempos del Profeta (PBD), las mezquitas no tenían Minarete. A medida que el gobierno islámico se desarrolló y las ciudades se expandieron, se hizo necesario construir minaretes al lado de cada Mezquita para recitar el Azan e informar a la gente sobre los tiempos de la oración. Hoy en día, los musulmanes se enteran de los tiempos de la oración por otros medios, y por lo tanto, los minaretes se han convertido como una torre simbólica del edificio de la mezquita y también como una forma de distinguir una mezquita de otros edificios en una ciudad. [18]

Funciones

A lo largo de la historia, el Masyid tuvo varias funciones, importancia y credibilidad en las comunidades musulmanas. Las mezquitas eran un centro de adoración, una oficina judicial, un lugar para mantener los asuntos financieros islámicos, un centro de comunicaciones sociales, una base militar, un centro de educación, un centro de caridad, etc. Estas funciones de la mezquita comenzaron desde el tiempo del Profeta (PBD). [19]

Función Educativa

Como el Masyid era un lugar para la reunión de los musulmanes de todas las clases sociales, este lugar religioso se convirtió en un sitio adecuado para propósitos educativos. Durante el período temprano del Islam, los musulmanes en su mayoría le hacían sus preguntas religiosas al Profeta (PBD) en la mezquita. El Profeta (PBD) recitaba los versículos del Corán para la gente en la mezquita y respondía sus preguntas. [20]Con el paso del tiempo, otros temas educativos fueron discutidos en las mezquitas, entre ellos, la literatura y poesía. Durante los años posteriores al Profeta (PBD), los musulmanes aprendían el Corán, el hadiz, el fiqh, la gramática árabe en las mezquitas, etc. [21]

Función social

Antes de los tiempos modernos, cuando no había un medio de comunicación, la mezquita era un lugar perfecto para informar a los musulmanes sobre los asuntos importantes de la sociedad. Según algunos informes, las mezquitas también se utilizaron para hacer frente a situaciones de emergencia y las crisis. Según las narraciones, durante la Batalla de Jandaq, Masyid se usó como un hospital para cuidar de los heridos de la batalla. Según los informes históricos, por orden del Profeta (PBD), Rafida, una mujer musulmana, instaló una tienda de campaña en la mezquita para el tratamiento de los heridos de la batalla. [22]
Basado en algunos hadices reportados en fuentes de hadices sunitas, es recomendable (Mustahab) realizar el contrato de matrimonio en una mezquita.[23]

Galería

Notas

  1. Musthafawi, at-Tahqiq fi Kalimātil Qur'ānil Karim, 5, 60.
  2. Dairatul Ma'arif Islam, tomo. 6, p. 644
  3. Corán: 72: 18
  4. Al-Hurrul Amili, Wasailus Shi'ah, tomo. 5, p. 297
  5. Muqrizi, Imtaul Asma', tomo. 3, p. 312
  6. Maqrizi, Imta al-Asma, tomo. 12, p. 103.
  7. Ja'farian, Atsār Islami Makkeh wa Madineh, p. 201
  8. Ja'farian, Atsār Islami Makkeh wa Madineh, p. 201
  9. Campo, Dairatul Ma'arif Nowin Islam, tomo. 4, p. 169
  10. Emam Jumaini, Tauidhihul Masail, no. 798-865
  11. Makarem Shirazi, leyes prácticas del Islam
  12. Makarem Shirazi, leyes prácticas del Islam
  13. Makarem Shirazi, leyes prácticas del Islam
  14. Makarem Shirazi, leyes prácticas del Islam
  15. Papadopoulo, Me'mari-e Islami, p. 9
  16. Kulaini, al-Kafi, tomo. 2, p. 208 y 463
  17. Campo, Dairatul Ma'arif Nowin Islam, tomo. 4, p. 171
  18. Farhanggh-e Masjid, 231
  19. Campo, Dairatul Ma'arif Nowin Islam, tomo. 4, p. 172
  20. Shalbi, Tarij-e Amozesh dar Islam, p. 120
  21. Ja'fari, Musalmanan dar Bastar-e Tarij, p. 144
  22. Tarij-e Bimarestanha dar Islam, p. 15
  23. Tirmizi, Sunan, tomo. 3, p. 399

Bibliografía

  • Esposito, John, Dairatul Ma'arif Nowin Islam, Teherán, 2012.
  • Ghanimah, Abdurrahim, Tarij-e Daneshghahha-e Bozorgh-e Islami, Traducido por: Nurullah Kisai, Teherán, 1993.
  • Hurr, Amuli, Wasail al-Shiah.
  • Emam Jumaini, Tozih al-Masail, Teherán, 1985.
  • Ja'farian Rasul, Asar-e Islami Makkeh wa Madineh.
  • Maylisi, Muhammad Baqir, 'Ainul Hayah, Amir Kabir, Teherán.
  • Maqrizi, Imta al-Asma.
  • Markaz Residegi be Omur-e masjid, Farhangg-e Masjid, Teherán, 1979.
  • Papadopoulo, Me'mari-e Islami, Traducción: Hashamat Jazani, Teherán, 1999.
  • Shalabi, Ahmad, Tarij-e Amuzesh dar Islam, Traducción: Muhammad Husain Sakit, Teherán, 1982.