Haram

(Redirigido desde «Santuario»)

El Haram (santuario) (en árabe: حرم) es la zona ubicada alrededor de algunos de los principales lugares sagrados que existen como el Quds, Masyid al-Haram (La Mezquita inviolable), la Mezquita del Profeta (PBD), la Tumba del Imam Husain (P) y de otros Imames Infalibles (P). Es de hacer notar que hay algunas leyes específicas sobre estos santuarios en la Jurisprudencia Islámica.

La terminología

El terminó Haram (حرم) en árabe significa respetado e inviolable;[1] y se refiere a los lugares sagrados en los cuales se deben observar reglas especiales.[2]

Usos

El término Haram se usa para referirse a lugares como La Meca, Medina, La Mezquita del Profeta (PBD) y las tumbas de los Imames Infalibles (P) como la del Imam Husain (P).[3]

El Haram de La Meca

El territorio de La Meca se considera completamente como Haram. Es decir, que en este territorio se deben observar y respetar algunas reglas especiales. Cualquier persona que entre en La Meca debe estar en el estado de Ihram (absteniéndose de ciertas cosas y acciones). Según lo narrado por el Profeta (PBD), esta zona se ha considerado Haram desde la creación de los cielos y la tierra. Se ha narrado, de fuentes fidedignas que la Tierra empezó a ampliarse desde esta misma zona.[4]

La historia del Haram de la Meca

Algunos sabios consideran que La Meca se hizo Haram durante la época del Profeta Abraham (P). Otros sabios avalan el supuesto de que La Meca fue Haram desde mucho antes de aquella época. Sin embargo, el Profeta Abraham (P) fue quien vivificó esta tierra y él mismo suplicó[5] para La Meca que estuviera a salvo de calamidades.[6]
En la época pre-Islámica, los habitantes de la península árabe ya conocían La Meca como la zona del Haram y la respetaban. Tal es el caso, que ellos se abstenían de guerras y derramamiento de sangre en esta zona siguiendo la tradición del Profeta Abraham e Ismael (P). No obstante, algunos árabes paganos habían manchado las leyes del Haram con sus falsas ideas; por ejemplo se desnudaban al entrar en La Meca porque creían que no era permitido entrar en la zona del Haram usando la ropa con la cual en algún momento habían cometido pecados.
A pesar de ello, los seguidores de otras religiones celestiales sí respetaban la zona del Haram con anterioridad. Es así, que vemos en los registros históricos, que en la época pre-Islámica los judíos se quitaban el calzado al entrar a la zona del Haram tal (como lo hizo el Profeta Moisés (P) en el Monte Sinaí), y los apóstoles del Cristo (P) se desmontaban y entraban en esta zona a pie.[7]

El Haram de La Meca en el Sagrado Corán

El término Haram se ha utilizado en varias aleyas del Sagrado Corán refiriéndose al Haram de La Meca que incluye La Kaaba, el Sitio de Abraham (Maqamu Ibrahim), La Mezquita Inviolable (Masyid al-Haram) y todo el territorio de La Meca.[8]
En algunas aleyas coránicas, La Meca se ha denominado como “el Santuario seguro”.[9] También, hay otras aleyas que relatan la súplica que hizo el Profeta Abraham (P) para la seguridad y bendiciones de esta tierra. [10] Los exegetas del Sagrado Corán consideran que la seguridad que se atribuye a La Meca puede tener dos significados:
1- Una seguridad universal, que significa que esta zona está a salvo de calamidades y amenazas naturales como la carestía, la inundación, el temblor, entre otros.[11]
2- Una seguridad legislativa, donde existen un conjunto de reglas que se deben observar en esta zona y no pueden ser violadas, como la prohibición de la caza, de la guerra y del derramamiento de sangre.[12]
Algunos exegetas expresan que el segundo significado es el más probable y aceptado; ya que las amenazas naturales son cosas inevitables; y es por ello que la seguridad de La Meca se ha garantizado gracias a las reglas y legislaciones especiales de esta zona. [13]

El Haram de La Meca en las narraciones

En las narraciones islámicas se han explicado más en detalle las reglas del Haram, las características de esta zona y la ética que se debe observar y poner en práctica en esta zona. Según las narraciones, la violación de las leyes del Haram lleva a la maldición de Dios y de todos los Profetas (P).[14] Se ha narrado del Profeta Muhammad (PBD) que su intercesión está garantizada para el peregrino que muere en la zona del Haram durante los ritos del Hayy (la peregrinación).[15]

Las fronteras del Haram de La Meca

Las fronteras del Haram de La Meca fueron determinadas desde la época del Profeta Abraham (P). Esta zona incluye un territorio cuya longitud y anchura equivalen a casi 23 kilómetros, y la Mezquita Inviolable está situada en su centro.[16] Según los registros históricos, el Profeta Abraham (P) fue quien señaló las fronteras del Haram de La Meca por primera vez bajo la conducción del ángel Gabriel.[17] Luego de él, su hijo Ismael (P) también renovó los signos de las fronteras del Haram. Estos signos se renovaron continuamente hasta la época del Profeta Muhammad (PBD); ya que durante la conquista de La Meca en el octavo año de la Misión Profética, el Profeta (PBD) ordenó a dos de sus acompañantes llamados Tamim Ibn Asad y Aswad Ibn Jalaf que reconstruyesen y renovasen los signos de las fronteras del Haram. [18] Sin embargo, estos signos fueron reconstruidos varias veces después de la época del Profeta (PBD), desde la época del califato hasta la edad contemporánea.[19]

Las leyes sobre el Haram de La Meca en la Jurisprudencia Islámica

En la Jurisprudencia Islámica encontramos algunas leyes específicas que se deben observar en el territorio del Haram de La Meca y entre las más importantes se mencionan:
1- Está prohibido para los no-musulmanes residir o entrar en el territorio del Haram. [20]
2- Es obligatorio para los musulmanes (adultos) ponerse en el estado de Ihram antes de entrar en la zona del Haram de La Meca, específicamente en uno de los lugares conocidos como Miqat. Sin embargo, hay excepciones para algunas personas (como por ejemplo los conductores que van y vuelven en este camino con frecuencia).[21]
3- Está prohibido matar animales en la zona del Haram, a excepción de los animales domésticos (como la vaca y la oveja) para consumo humano y los animales dañinos (como la serpiente y el escorpión).[22]
4- Está prohibido cazar en la zona del Haram o dañar las plantas de esta zona.[23]
5- Está prohibido comer la carne de un animal cazado ilegalmente en la zona del Haram.[24]
6- Está prohibida la guerra y el derramamiento de sangre en la zona del Haram.[25]
7- Está prohibido ejecutar en esta zona la ley del talión y otros castigos islámicos a quien haya cometido un crimen en las afueras del territorio del Haram.[26]
La mayoría de los sabios jurisprudentes shiítas creen que si alguien viola una de las prohibiciones del Haram, a pesar de haber cometido un pecado, debe ofrecer una compensación (Kaffarah).[27]

El valor de las recompensas

El valor de las recompensas de las obras, súplicas y rezos realizados en esta zona son muchas veces más valiosas que en otros lugares. Se ha narrado por ejemplo, que realizar algunas obras como la recitación del Sagrado Corán, la oración y el ayuno en el Haram de La Meca tiene cien mil veces más recompensas que en otros lugares.[28]

Actos recomendables y actos desaconsejables en la zona del Haram

Es aconsejable realizar el baño completo y la ablución antes de entrar en la zona del Haram, así como también recitar algunas súplicas especiales que se recomiendan mencionar al ingresar en esta zona.[29]
Es desaconsejable en la zona del Haram rogar por cosas materiales de la gente, recitar poemas y pedir el pago de deudas pendientes al deudor (a excepción de que la deuda haya ocurrido en el mismo Haram).[30]

El Haram del Profeta (PBD)

El Haram del Profeta (PBD) es un santuario que tiene sus propias reglas y virtudes. Los sabios Islámicos no consideran necesario contar con tantas reglas como las del Haram de La Meca para la ciudad de Medina, pero creen que esta ciudad debe ser respetada basándose en las narraciones que alaban esta tierra. Se ha narrado del Profeta (PBD) que Medina es su Haram así como La Meca es el Haram del Profeta Abraham (P).[31] La mayoría de los sabios Islámicos consideran La Mezquita del Profeta (PBD) tan respetable como el Haram de La Meca.[32]

Las fronteras del Haram del Profeta (PBD)

Según algunas narraciones, cada una de las cuatro dimensiones del Haram del Profeta equivale casi a 23 kilómetros.[33] Los sabios shiítas consideran que la distancia entre dos montañas de A’ir y Wa’ir (en la periferia de Medina) es el territorio del Haram del Profeta (PBD).[34]

Las reglas especiales del Haram del Profeta (PBD)

1- Es recomendable realizar el baño completo o la ablución antes de entrar en esta zona.
2- Es recomendable permanecer en Medina.
3- Es recomendable ayunar en esta ciudad.
4- Está prohibido dañar las plantas del Haram (salvo que fuera para ser usadas en la alimentación).
5- Está prohibido cazar animales en la zona del Haram.[35]

El Haram del Imam Husain (P)

El santuario del Imam Husain (P) es un lugar muy sagrado entre los shiítas. Los sabios shiítas tienen diferentes suposiciones sobre las fronteras del Haram del Imam Husain (P). Algunos creen que este Haram sólo incluye la tumba del Imam Husain (P) y sus acompañantes (a excepción de la tumba de Abbas (P)).[36] Otros consideran toda la ciudad de Karbalá como el Haram del Imam Husain (P).[37]

El Haram del Imam Alí (P)

Según una narración trasmitida por el Imam Alí (P), la ciudad de Kufah se ha considerado como el Haram del Imam Alí (P).[38]

Las reglas especiales del Haram del Imam Husain (P) y de Kufah

Según la mayoría de los sabios shiítas, está permitido para el viajero (o incluso es recomendable) realizar las oraciones diarias en la forma completa en cuatro lugares sagrados: en Masyid al-Haram, en la Mezquita del Profeta (PBD), en la Mezquita de Kufah, y en el santuario del Imam Husain (P).[39]
Sin embargo, algunos sabios shiítas cuestionan esta regla y creen que según la precaución, el viajero no puede realizar las oraciones diarias en forma completa en estos cuatro lugares. Por ejemplo, Ibn Babiwaih considera que es obligatorio para el viajero realizar las oraciones en la forma corta, incluso en estos santuarios.[40] Por otro lado, según la Fatwa de algunos sabios como Alamul Huda, es obligatorio para el viajero realizar las oraciones diarias en forma completa en estos cuatro lugares.[41] Es importante, remitirse al Mar’ya que se siga y estudiar su fatwa para este caso específico.
En las fuentes de la jurisprudencia shiíta hay algunas reglas que se deben observar y cumplir en los santuarios de todos los Imames Infalibles (P), entre ellas tenemos:
1- Está prohibido entrar en estos santuarios estando en el estado de menstruación o eyaculación.[42]
2- Está prohibido impurificar estos santuarios. En caso de que se impurifiquen, es obligatorio purificarlos.[43]
3- Es recomendable realizar el baño completo antes de entrar a estos santuarios.[44]
4- No está permitido ejecutar el talión u otros castigos islámicos en estos lugares.[45]

Notas

  1. Ibn Asir, An-Nihaiah fi Qaribil Hadiz
  2. Yuhari, As-Sihah
  3. Suiuti, tomo 2, pág. 474; Bahrani, tomo 7, págs. 317-318; Bagdadi, tomo 2; Aqa Bozog Tehrani, tomo 6, pág. 194
  4. Fakehi, tomo 2, pág. 270; Ibn Babiwaih, Man La Yahzuruhul Faqih, tomo 2, pág. 241; Hurr Ameli, tomo 12, pág. 241-242
  5. Esta súplica se ha mencionado en la Sura 2 aleya 126 y la Sura 14 aleya 35
  6. Tabari, tomo 1, pág. 542; Tusi, At-Tibian, tomo 1, pág. 456; Tabarsi, tomo 1, pág. 387
  7. Fakehi, tomo 2, pág. 267; Fasi, tomo 1, pág. 140
  8. Sharif Razi, pág. 180; Tusi, At-Tibian, tomo 6, pág. 446; Tabatabaii, tomo 3, pág. 31
  9. Corán: 28: 57; Corán: 29; 67
  10. Corán: 2: 126; Corán: 14; 35
  11. Sharif Razi, págs. 182 y 190; Tabarsi, tomo 2, pág. 799; Qurtobi, tomo 4, pág. 141-142
  12. Azraqi, tomo 2, pág. 138-139; Kuleini, tomo 4, pág. 226-227; Ibn Babiwaih, tomo 2, pág. 262
  13. Sharif Razi, tomo 65, pág. 192; Tabatabaii, tomo 6, pág. 271
  14. Azraqi, tomo 2, pág. 125
  15. Kuleini, tomo 4, pág. 256; Suiuti, tomo 2, pág. 258
  16. Hurr Ameli, tomo 12, pág. 555
  17. Azraqi, tomo 2, pág. 128
  18. Azraqi, tomo 2, págs. 128 y 130; Ibn Hayar Asqalani, tomo 1, pág. 72
  19. Ibn Dahish, pág. 63
  20. Tusi, At-Tibian, tomo 5, pág. 200
  21. Tusi, Al-Mabsut, tomo 1, pág. 355
  22. Hil-li, Tazkiratul Fuqaha, tomo 7, págs. 272-273
  23. Ibíd, tomo 7, págs. 271 y 282
  24. Ibíd, pág. 290
  25. Tusi, Al-Mabsut, tomo 2, pág. 3
  26. Hil-li, tomo 8, págs. 441 y 442
  27. Hil-li, Tazkiratul Fuqaha, tomo 7, págs. 266 y 267; Hurr Ameli, tomo 13, págs. 13 y 17
  28. Azraqi, tomo 2, pág. 132; Fakehi, tomo 2, pág. 266
  29. Hil-li, Tazkiratul Fuqaha, tomo 8, pág. 79
  30. Hurr Ameli, tomo 12, págs. 564-565
  31. Bujari, tomo 5, pág. 40
  32. Tusi, Al-Jilaf, tomo 2, págs. 451-452
  33. Tusi, Tahzib, tomo 6, pág. 13
  34. Bahrani, tomo 11, pág. 302
  35. Ibn Idris Hil-li, tomo 1, págs. 651-652
  36. Mufid, pág. 126
  37. Ibn Saiid, pág. 93
  38. Kuleini, tomo 4, pág. 563
  39. Mar’ashi, tomo 1, pág. 453
  40. Ibn Babiwaih, Al-Muqann’a, pág. 262
  41. Alamul Huda, tomo 3, pág. 47
  42. Naraqi, tomo 2, pág. 292
  43. Yazdi, tomo 1, págs. 89-90
  44. Ibíd, pág. 447
  45. Ibn Idris Hil-li, tomo 3, págs. 363-364

Bibliografía

  • El Sagrado Corán.
  • Alamul Huda, Ali, Rasa’il a-Sharif al-Murtaza, Qom, 1410 hégira lunar.
  • Arzaqi, Muhammad Ibn Abdul-lah, Ajbaru Makkah, Beirut, 1983.
  • Bagdadi, Ismael, Hadiatul Arifin.
  • Bahrani, Yosuf, Al-Hada’iqun-Nazirah, Qom, 1367 hégira solar.
  • Bujari, Muhammad Ibn Ismael, Sahih Al-Bujari, Estambul, 1981.
  • Fakehi, Muhammad, Ajbaru Makkah, Beirut, 1998.
  • Fasi, Muhammad, Shifa’ul Qaram, Meca, 1999.
  • Hil-li, Hasan Ibn Yusof, Mujtalafu Shi’ah, Qom, 1420 hégira lunar.
  • Hil-li, Hasan Ibn Yusof, Tahrirul Ahkam, Qom, 1422 hégira lunar.
  • Hil-li, Hasan Ibn Yusof, Tazkiratul Fuqaha, Qom, 1412 hégira lunar.
  • Ibn Asir, An-Nihaiah, Beirut, 1963.
  • Ibn Babiwaih, Al-Muqanna, Qom, 1415 hégira lunar.
  • Ibn Babiwaih, Man La Yahzuruhul Faqih, Qom, 1404 hégira lunar.
  • Ibn Hayar Asqalani, Al-Isabah, Beirut, 1992.
  • Ibn Hisham, As-Siratun-Nabawiah, Beirut.
  • Ibn Idris Hil-li, As-Sara’irul-Hawi, Qom, 140 hégira lunar.
  • Mar’ashi, Ismael, Iyma’iat Fighu Shia, Qom, 1419 hégira lunar.
  • Mufid, Muhammad, Al-Muqni’ah, Qom, 1410 hégira lunar.
  • Naraqi, Ahmad, Mustanadu Shi’ah, Qom, 1415 hégira lunar.
  • Qurtobi, Muhammad, Al-Yami li Ahkamil Qur’an, Beirut.
  • Sharif Razi, Muhammad, Haqa’iqut-Ta’wil, Beirut.
  • Tabari, Ahmad, Al-Qura, Beirut.
  • Tabari, Muhammad Ibn Yarir, Al-Yami’.
  • Tusi, Muhammad Ibn Hasan, Al-Mabsut, Teherán, 1387 hégira solar.
  • Tusi, Muhammad Ibn Hasan, At-Tibian, Beirut.
  • Tusi, Muhammad Ibn Hasan, Tahzibul Ahkam, Teherán, 1376 hégira solar.
  • Yazdi, Muhammad Kazim, Al-Urwatul Wusqa, Beirut, 1409.
  • Yuhari, Ismael, As-Sihah: Tayul-Luqah, Teherán, 1368 hégira solar.
Leer en otro idioma